Yarinacocha
 

Vista del puerto de la Comunidad shipiba de San Francisco.

 

Pucallpa y Yarinacocha
Para entender la importancia que tiene Pucallpa en la economía de los pueblos de nuestra selva, basta ir un domingo cualquiera al puerto y ver a nuestro real Perú profundo amazónico. Ver lanchones abarrotados de personas que van a su destino casi jugándose a la suerte, pues tal es la carga humana que sumada a los sacos y barriles cargados de alimentos, aceites y combustibles que cualquier turista con un poco de conocimiento de flotabilidad puede preguntarse: ¿ No se hundirá en el camino?
Puerto de pucallpa

El movimiento comercial y humano es evidente cada día en el puerto de Pucallpa.

Es que nuestro Perú sigue siendo informal aunque en Lima nos creamos estar en otro mundo con tanto supermercado, cines y restaurantes bonitos. En Pucallpa no encuentras un cine, tampoco un supermercado pero si tal cantidad de bancos que no dudas que allí el dinero se mueve. También hay hoteles muy buenos y económicos, pero para un turista aventurero basta uno de 35 soles con ventilador nada más, pues con aire acondicionado llega a 55 y 65. Si no eres de los que se acostumbran rápido al calor toma encuenta este dato.

La ciudad es como nuestra capital antes del alcalde Andrade, llena de comercios, desorden y de mototaxis, llamados allí motocar. Trasladarse en ellos es más caro que ir en auto colectivo y tiene un significado de status opuesto al que hay en Lima. En la capital la gente de zonas populosas y de condición economica muy exigua anda en mototaxi, los de una posición un poquito mas solvente en auto colectivo o taxi, aquí en Pucallpa es al revés.

El calor supera los 30º C y lo mejor es ir a Yarinacocha, la enorme laguna que está a solo unos 10 minutos en auto o motocar, en el primero pagas 1 sol y en el segundo entre 3 y 5 soles, de acuerdo al ánimo del conductor y de como te vea la cara.

El lago de Yarinacocha tiene lo que buscas encontrar en la selva, un puerto más simpático, unas aguas más tranquilas, unos restaurantes flotantes con buenos platos regionales (20 soles en promedio el plato) y por supuesto: unas vistas paisajistas para fotografiar.
Los domingos se pueblan los bares de gente en busca de bebidas y diversión musical: allí hay chicas bailando con prendas diminutas y moviendose como si una gran pulga les picara y no pudieran rascarse, pero que bien se ven.

 

Lago Yarinaccoha.

Vista desde uno de los restaurantes flotantes en el lago Yarinacocha.

 

Yarinacocha tiene mucho que ofrecer más allá de su balneario febril y juerguero, solo hace falta buena compañía (del sexo opuesto por supuesto) y un buen guía, pues lo cierto es que por allí hay riesgo que te asalten en pleno lago o paseando por la cochas. Para eso recurrimos al albergue La Jungla de la familia Velarde que está a tu alcance por 10 soles y a 10 minutos en bote a motor. El señor Julio Velarde, el dueño, policía en situación de retiro, es el papá de bigotes y gorrita de capitán que esperaba a su hija para inaugurar su barco de río y le consultaba hasta de las cortinas azules a ella desde un teléfono en el comercial de telefónica que fue grabado en esas aguas, ¿recuerdan?. Es allí, en medio del lago, donde se puede tener un buen encuentro con la selva pues puedes alimentarte con un chicharrón de lagarto (de crianza) o ver de cerca a la temible anaconda (mansa), pues cuentan con un exótico restaurante y mini zoológico con variadas especies; o lo más sorprendente puede ser encontrar una pequeña víbora en la oscuridad antes de entrar a tu cuarto, sorprendida ella también en actitud defensiva y que se deja fotografiar.

Pero la verdadera emoción está en recorrer los atractivos de este lago, como son sus playas, su pueblos como el de San Francisco, donde vive una gran comunidad de la etnia shipibo conibo, recorrer esas aguas y sorprenderse cuando algún veloz delfín emerge como para demostrarte que él es más rápido que tu bote. Y luego al atardecer, no hay nada más hermoso que ver morir la luz del día junto a linda compañía, con ese azul del cielo y una paz que sólo se ve luego de un aguacero selvático. Belleza y paz se conjugan en un paraíso.

 

Adriana en Yarinacocha

Bella pucallpina en atardecer en el lago.

 

Ya en la noche, en el restaurante, Don Julio Velarde nos explica que esos motores que se oyen en la oscuridad del lago son los traficantes de madera ilegal que las llevan al puerto para comercializarlas previo "arreglos" con los encargados de velar por la leyes y el orden. Los motores se oyen de cuando en cuando, durante toda la noche, y se vuelven una melodía monotona y fúnebre que nos recuerda que cada día se deforestan decenas de kilómetros cuadrados de nuestra selva sin que alguien haga lago efectivo para controlar esa situación.

Mejor es olvidar si se desea disfrutar a plenitud la magia de la amazonía, sus comidas como el juane, o comerse un maparate, calmar la sed con un refresco de cocona, sentado bajo una sombra en esa balsa que a modo de piscina tiene el albergue La jungla. Ver esas aguas, la floresta al fondo y sentir la magnificencia de ese lugar, recordar lo visto en las comunidades ribereñas, sentir que cada minuto debe ser aprovechado pues esa visión paradisiaca se acabara pronto pues tienes que partir.

 

La Jungla lodge

Las vistas en el albergue restaurante la Jungla son excepcionales.

 

Antes de volver a casa es bueno ir a disfrutar del balneario de Yarinacocha pernoctar como mínimo una noche en el Hotel Benavides, a dos cuadras de puerto y a dos casas de la plaza de armas. Pasear por la noche en esa plaza, es encontrar la cara de un pueblo tranquilo, con sus árboles decorativos con figuras de animales, su heladería en la esquina que te vende una jarra de chicha morada que te refresca hasta el alma, y si eso no funciona, y es domingo,se puede ir a ese hermoso templo que esta en la otra esquina y oír una homilía del padre Gregorio en su misa nocturna. Saldrás contagiado del entusiasmo del sacerdote y agradecido con el Dios de la alegría por darte la oportunidad de conocer Yarina, su gente linda y alegre, su laguna, su balneario y su encanto de pueblo chico que no se deja olvidar.

 

H.S.

Te invitamos a ver el álbum con más de un centenar de fotos y así puedas imaginar todo lo que vivimos con una narración más amena y ficcionada.

VER ALBUM.

amigos & aventura

logo amigos y aventura

Datos:
  • Se puede llegar de Lima a Pucallpa por vía aérea ( 1 hora) o por vía terrestre ( 12 o más)
  • El nombre de Pucallpa proviene del idioma quechua y quiere decir en español Tierra Colorada por el matiz de de su suelo.
  • Capital : La ciudad de Pucallpa

    Provincias: (4) Atalaya, Coronel Portillo, Padre Abad y Purus

 

GASTRONOMÍA
Dentro de los platos típicos del departamento destacan:

  • Patarashca: pescado envuelto en hojas de plátano y asado al fuego.
  • Inchicapi: sopa de gallina con maní, culantro y yuca.
  • Juane: masa de arroz al palillo con trozos de gallina, envuelta en hojas de bijao y cocida.
  • Picadillo de paiche: cecina de paiche deshilachada con cebolla, tomate y ají.
  • Majás al horno: carne de roedor amazónico al horno.

    Las bebidas tradicionales son:

  • Masato: bebida de yuca cocida y machacada fermentada con camote dulce o azúcar.
  • Aguajina: refresco de aguaje.
  • Chapo: refresco de plátano y azúcar que se sirve frío.

 

 

 

    Tacacho con cecina

    También se puede encontrar en los restaurantes el famoso tacacho con cecina capaz de satisfacer al apetito más voraz.

 
   
Otros atractivos :  

El jardín Etno-Botánico Chullachaqui
Se ubica a 9 Km. de Puerto Callao, distrito de Yarinacocha (30 minutos en auto,
aproximadamente). Este centro de investigación, fundado en 1988, tiene como objetivos
la conservación, la reforestación de la flora amazónica y, la producción y venta de plantas
medicinales. Se cuenta con información registrada de más de 2300 especies de plantas
medicinales, de las cuales, 600 tienen ya identificadas sus propiedades curativas, como la
chancapiedra, la abuta, el jergonsacha, el chuchuhuasi, la uña de gato, el achiote y la
sangre de grado. En la
laguna Ishishimi, ubicada en el Jardín, se puede pescar y pasear en canoa.

 

El Parque Natural
Ubicado a 4,2 Km. de la ciudad de Pucallpa (10 minutos en auto, aproximadamente); tiene una extensión de 171 has. Fue creado para proteger y conservar diversas especies animales como: monos, lagartos, otorongos,
venados, sajinos, añujes, nutrias, taricayas, garzas, tucanes, loros y otras especies en vías de extinción o situación de riesgo. En el parque, se han trazado senderos que permiten apreciar el trabajo de reforestación con especies típicas maderables y arbustivas silvestres.

 

Otorongo

El otorongo es una de las especies del parque Natural que más destacan en medio del descuido generalizado. Las lagunillas del lugar están contaminadas.


Comunidad Nativa de San Francisco
Ubicada a 14 Km. del puerto Callao (45 minutos en bote desde el puerto de Yarinacocha o 15 minutos en auto desde Pucallpa, aproximadamente). Es el más antiguo y numeroso centro poblado de las comunidades nativas de la etnia Shipibo - Conibo en la zona. Sus habitantes mantienen viva su cultura manifestada a través de la artesanía, idioma, rituales, tradiciones, el uso de plantas medicinales y la utilización de materiales propios de la zona para construir sus viviendas.

 

Artesana shipiba

Artesana Shipiba de la comunidad de San Francisco nos muestra su trabajo.

 

 

 

amigos & aventura: compartiendo un Perú.

SUBIR